jueves, 18 de septiembre de 2014

Elimina manchas con un peeling



Si buscas deshacerte de tus manchas faciales no hay nada mejor que hacer un peeling, un procedimiento que va eliminando las capas más dañadas sustituyéndolas por piel completamente renovada. Hay dos tipos de peelings, los ambulatorios o superficiales y los profundos, y estos pueden ser medios o intermedios. El número de sesiones depende del tipo de piel y de la disponibilidad del paciente. 

Si quieres ver resultados inmediatos y tus manchas están bastante acentuadas, ¿porqué no pruebas con un peeling de fenol? Se trata de un tratamiento revolucionario, cuyos efectos son espectaculares desde el primer tratamiento. Produce un efecto tensor, reduciendo el número, tamaño y profundidad de las arrugas. Tu piel se volverá más fina y tersa, tendrás mayor luminosidad cutánea, aclararás tus manchas y el color será más homogéneo en la piel. Además, reducirás las lesiones de acné, así como las cicatrices y estrías.

El nivel de acción del Peeling de Fenol es más profundo que con otros peelings superficiales, por ello la renovación celular o exfoliación que produce es mayor y el efecto en la piel es más rápido y espectacular.


El procedimiento con el Peeling de Fenol es rápido y sencillo, no suele tener complicaciones ni efectos adversos y quien se lo realiza puede incorporarse de inmediato a sus tareas cotidianas.
Tras el peeling puedes sentir la piel ligeramente tirante, pero muy tersa y suave. También sentirás una leve sensación de anestesia superficial. No obstante, todas estas molestias desaparecerán espontáneamente tras 15 o 30 minutos.


Al tercer día de su realización, la piel experimentará un proceso de renovación celular que se traducirá en una exfoliación total de la piel. Tras el pelado, que concluirá a los 4-5 días, la piel surge más tersa, flexible, fina y sonrosada, con un color más homogéneo y gran luminosidad.

Así que dile adiós a tus manchas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada